Pau y Pitbull derrochan energía